domingo, 1 de julio de 2012

TURISMO EN BOLIVIA

Si no desarrollamos ahora el turismo, quejándonos de la falta de dinero, de que no nos alcanza para invertir en el rubro, ¿qué pasará con las futuras generaciones? “Es mejor movernos hoy pensando en la sostenibilidad. Sostenible quiere decir dejar las cosas tal como las hemos encontrado; hacer capital pero sin destrozar. Hay naturaleza, cultura e historia lindas. Bolivia es uno de los países donde la cultura vive. Por ejemplo, Bolivia frente a Perú —y esto no lo digo yo sino los turistas que llegan— es mucho más auténtica”, responde Marco Birchler, director de la Casa de Turismo de Sucre.

La cuestión surge porque empezó el turismo sudamericano. Chilenos, argentinos y brasileños llegan aquí y no están acostumbrados a tener tanta cultura en su país. También Bolivia les resulta muy económica. Deberíamos enfocarnos primero en ellos, tratándolos bien, para que también vengan sus familiares y amigos.

ATREVIDOS AVENTUREROS. A un país primero llegan los llamados “mochileros”, que son los más atrevidos, los aventureros, los que viajan por el mundo sin muchos servicios. A ellos no les interesa el lujo y, por lo mismo, no gastan mucho dinero. Pero, al volver a su país, se van con fotos, historias y recuerdos de lo que más les gustó, y los comparten con sus familiares. Al año, éstos también llegan y quizá gastan más que el mochilero. “Es una inversión el atenderlos bien, porque ellos nos promocionan gratis”. ¡Qué linda es Bolivia!

ECUADOR Y PERÚ. De acuerdo con Birchler, en Bolivia, todavía falta mucho trabajo por el turismo, comparado con Ecuador y Perú. “Las cifras son pequeñas en el país, aunque tiene muchas maravillas y naturaleza espectacular. En realidad, no podemos competir con Ecuador y Perú”.

El también ingeniero ambiental admite que Perú tiene más sitios arqueológicos que Bolivia, pero añade que ésta cuenta con una naturaleza “que al país vecino no le alcanza”. Mas aquí no llegan tantos turistas como allá.

“Entonces, necesitamos buenas estrategias para el turismo sostenible. Sin embargo, no necesitamos una estrategia para atraer turistas al instante, a fin de alcanzar a Perú, ya que el turismo también puede hacer daño. Necesitamos que sea sostenible, es decir que no dañe las culturas ni la naturaleza y traiga plata para futuras generaciones. Hay muchos ejemplos en el mundo de “que el turismo llegó y desapareció”. Esto debido a que no se trabajó con sostenibilidad o porque a los sitios interesantes o atrayentes los destrozaron con la construcción de infraestructuras o carreteras. Este hecho no puede suceder en Bolivia que necesita mucho desarrollo. Y con el turismo se puede trabajar por muchos años, al margen de los esfuerzos (industrias) que se hacen en el país”, explica el director.

¿Cómo andamos con el turismo en Sucre?

Yo digo que Sucre es algo especial. Sólo puede crecer con base en el turismo. Su único futuro es el turismo. Aquí no hay industrias grandes y hasta las universidades perdieron su prestigio. Yo veo a Sucre como patrimonio, el centro de la ciudad, porque es único en Bolivia. Los turistas, cuando llegan a visitarnos, se ponen supercontentos y dicen que “ésta es la ciudad más bella de toda Bolivia”. Y eso es bueno.

¿Sucre tendría que ser fundamental en el turismo para las futuras generaciones?

Hay que trabajarla. Una estrategia sería posicionarla como capital del turismo. El problema es el acceso. Si el turista llegara aquí primero, no se escaparía fácilmente. Desde aquí se iría hasta Potosí, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Oruro y La Paz. Así, el turista seguiría gastando su plata antes de abandonar el país.

¿Hay apoyo para el turismo en Bolivia?

Por supuesto, del Gobierno nacional. Pero, comparado con otros países, y viendo lo que hacen Ecuador y Perú, todavía nos falta mucho. El Gobierno boliviano invierte alrededor de 200.000 dólares en la promoción del turismo, mientras que Perú, 40 millones. Son cifras altas. El Estado debería dar más importancia al turismo, porque es la mejor vía para su desarrollo. La plata viene de afuera directo al país. Y no es como invertir en maquinaria o poner una industria, emprendimiento para el que se compran cosas, equipos, para el que necesitas o inviertes plata para comprar. Si mejoramos la atención (en el turismo), la plata llegará nomás.

¿De qué manera se debería trabajar o manejar el turismo en Bolivia?

Se trata de promocionarlo fuera del país. Este trabajo debería hacerlo el Gobierno, porque un ciudadano de Sucre no podría hacer mucho fuera del país, ya que primero tendría que promocionar a Bolivia, luego a Sucre y después a su negocio. Eso resulta demasiado caro.

¿Se debería trabajar en el exterior promocionando a Bolivia y todos sus sitios turísticos?

Sí. Le explico cómo hace Perú. Yo vengo de Suiza, frontera con Alemania, donde tenemos muchas revistas. Entonces, Perú hace su promoción en las revistas más leídas, en las que compra una o dos páginas, con un titular llamativo: “Visita Perú”. La foto no es de Machu Picchu ni de las líneas de Nazca, sino una imagen simple de un río en la selva, con un pequeño barco lleno de turistas mirando la selva. Y el texto no explica ni siquiera qué lugar del Perú deberían visitar. Sólo dice: “Vienes a Perú y tenemos todo”. Eso es el trabajo del Gobierno. Luego puede venir la Gobernación, en el caso de Chuquisaca. “Si vienes a Bolivia, ven a Sucre”. A lo que yo añadiría: “Si estás en Sucre, ven a la Casa de Turismo”.

¿El impulso del turismo desde afuera está en manos del Gobierno?

Sí, y no está solo, están los privados. Podemos ir mano a mano con los privados, porque, en La Paz, por ejemplo, hay grandes empresas de turismo que hacen promoción afuera para su agencia, se mueven fuerte y traen grupos de turistas, pero en beneficio de ellas, y para las pequeñas empresas ya no queda mucho.

¿Cómo debería trabajar Sucre para superarse en el tema del turismo?

Sucre debería hacer su promoción en Bolivia. En todos los departamentos. Un ejemplo: si yo voy a Santa Cruz, debería ver una promoción de Sucre (Chuquisaca). Pero si estoy en Santa Cruz y en la pantalla gigante del Cristo Redentor, en lugar de promoción turística boliviana, veo que están pasando películas de promoción turística del Paraguay... ¡por favor! Debería estar la promoción de Pando, de Potosí, de La Paz, de Bolivia. Y lo mismo se tendría que hacer en La Paz, promocionar atractivos turísticos de Santa Cruz, aprovechar sitios de información. Recuerdo cuando una vez llegué al aeropuerto de Santa Cruz y vi una foto enorme del Salar de Uyuni. Me sorprendí. “¡Qué bien! ¡Muy lindo! Han aprendido (a promocionar), pero de cerca”, pensé. Era un letrero de ENTEL que hacía la promoción de su señal: “Llegamos hasta el Salar”. Así se debería trabajar en los departamentos, mostrando imágenes del oriente en el occidente, y viceversa, como un cruce de información.

¿Como un cruce de información en temas de turismo del Estado?

Sí. Otro ejemplo: Perú, en todas sus ciudades, tiene oficinas de información turística del Estado (peruano) para turistas. Las oficinas de información siempre están en la plaza (principal) y tienen personal que habla dos o tres idiomas (extranjeros). Cada oficina te da los folletos, los planos de la ciudad, de todas las ciudades del país, de manera gratuita. Si yo me voy a Arequipa, me dan material informativo del Cusco, Nazca, Iquitos o Lima, además de información de todos los municipios. Eso no pasa en Bolivia.

¿En sucre hay sitios de información?

Nosotros tenemos una oficina privada y tratamos de obtener información de otros lugares (departamentos), porque cada departamento tiene su información (turística) pero no la distribuye, la tiene en un cajón de escritorio. Yo como turista en mis últimos días me pregunto: ¿Qué puedo hacer? ¿Adónde voy? ¿Será que puedo ir a Potosí? ¿Tal vez a Oruro? ¿O Tupiza? ¿Pero qué hay para hacer allá? ¿Qué opciones tengo para hacer turismo? Y así sucesivamente, Samaipata, Trinidad, etcétera. No hay opciones y si las hay, no funcionan. La Gobernación de Chuquisaca y todas las otras instancias, porque no se salva ninguna, publican material (folletos y planos comunales), les dan a los sucrenses y ahí se pierde (en Sucre). El sucrense agarra el folleto y lo pone en su cajón y nunca llega al turista. Eso es lo más triste.

¿Cuántos turistas llegan a Sucre por año?

Tenemos algo más de 60.000 turistas; de ellos, 30.000 son extranjeros y los otros 30.000 nacionales, una pizca de los que llegan a La Paz, aunque estas cifras están mal manejadas.

Texto: Richard Ilimuri