martes, 8 de febrero de 2011

LA LEYENDA DEL BALA: Rio Beni


A 20 kilómetros de la población de San Buena ventura , en el norte de La Paz se encuentra el "estrecho del bala" un paso angosto por donde corren las aguas del caudaloso río Beni, este río se origina en la Cordillera de los Andes y se une con el río Mamoré uno de los afluentes del Amazonas.
El nombre de este estrecho se debe a dos motivos; la velocidad que adquieren las embarcaciones que pasan a través de él y un semicírculo recortado en el borde de una de sus paredes que parece haber sido provocado por una bala. Esta zona no solo presenta hermosos paisajes y riquezas en especies de plantas y animales; sino también tiene una riqueza cultural por la variedad de etnias que la habitan. Precisamente para explicar la creación del estrecho del bala, existe una leyenda en el lugar, que es parte de la tradición oral y riqueza cultural del pueblo de San José de Uchupiamonas.La leyenda empieza así.
El cañon del Bala.

Hace mas de 10 millones de años cuando las placas de la tierra chocaron y se empezaron a formar los picos nevados, se formaron también los ríos de distintos colores. Algunos eran oscuros como el chocolate y otros claros como el cristal. Toda esta agua formaban un gran lago sobre lo que hoy se conoce como la serranía del bala.

Observando el gran lago, el diablo desafió a Dios a medir su poder; el que lograra abrir la montaña que contenía al lago, para que el agua fluya en forma de río, vencería la contienda. Entonces, el diablo mando a cavar afanosamente a miles de sus soldados. Todos trabajaban quitando la tierra pero no lograron avanzar. Por más que trabajaban sin cesar solo pudieron hacer la perforación en la montaña, con la forma de un semicírculo, como si lo hubiera atravesado una bala. Mientras Dios con una simple orden a los elementos logró dividir la montaña y todos vieron como el agua del lago empezó a fluir. Dios había creado el estrecho, que luego se llamaría “El Bala”. El diablo entonces supo que Dios le había ganado el desafío. Luego Dios creó las plantas y animales, para no quedarse atrás el diablo quiso inventar aves y solo logró crear murciélagos, Dios creo a los tigres y el diablo a las víboras al final el diablo se fue del lugar y Dios siguió creando de los hermosos paisajes que hoy conocemos en el norte paceño.