jueves, 1 de septiembre de 2016

José María Bakovic, un ingeniero respetable y respetado murio

Un hombre comprometido con el servicio a su país, fue maltratado de una manera insólita por el sólo hecho de haber trabajado para gobiernos anteriores.

(Jose Maria) Bakovic, un ingeniero respetable y respetado, decidió volver a Bolivia cuando desarrollaba una carrera profesional exitosa en el exterior. Lo hizo porque creía en el trabajo público.

Con una inquina insólita, el Gobierno decidió acabarlo civilmente. Lamentablemente también fue acabado físicamente. Cuando podía haber salido del país y denunciar los excesos judiciales desde el exterior, Bakovic prefirió quedarse y defenderse de los 76 procesos judiciales a los que fue sometido. Eran juicios en varias localidades del país, por lo que tenía que trasladarse constantemente, gastando de su propio peculio, y muchas veces por tierra debido a que no existía posibilidad de ir por aire. Obsesionado por demostrar su inocencia, no hizo caso a los pedidos, ruegos casi, de sus familiares, amigos y abogados, y persistió en viajar donde le demandaran que lo hiciera.

Y los jueces y fiscales dominados por su afán de agradar al Gobierno, siguieron convocándolo a audiencias en La Paz, pese a que sus médicos demostraron que con ello, debido a una afección al corazón, arriesgaba su vida.
Es justamente lo que sucedió. El 12 de octubre de 2013 falleció en Cochabamba, un día después de sufrir un infarto en La Paz, a donde fue forzado a asistir a una audiencia; lo hizo porque el juez no aceptó el certificado médico que efectivamente señalaba que estaba enfermo. Para humillarlo incluso después de muerto, efectivos de la FELCC le tomaron muestras de sus huellas dactilares estando en su lecho de enfermo.

Todo ello se sabe abundantemente, pero no le quita valor a un estudio especifico ordenado por el Observatorio Boliviano de Derechos Humanos, que reconstruyó el caso de manera inteligente y ordenada y estableció los al menos 13 derechos fundamentales que violaron jueces y fiscales al perseguir con esa saña a este exfuncionario.

Entre los derechos vulnerados están el "derecho a la vida y a la integridad física”, "a la salud”, "a la dignidad y la libertad” y "a la integridad física, psíquica y moral”, establecidos tanto en la CPE boliviana como en el Pacto de San José, que tiene rango legal en el país.


Esos jueces y fiscales, y las autoridades que los forzaron a perseguir a Bakovic, deberán en algún momento enfrentar, ellos mismos, acusaciones judiciales. Ninguna muerte motivada políticamente debe quedar impune.

Bakovic, una víctima

Un informe del Observatorio Boliviano de Derechos Humanos ha revelado que los jueces y fiscales que tuvieron a su cargo los procesos contra el expresidente del Servicio Nacional de Caminos (SNC) José María Bakovic violaron al menos 13 de sus derechos fundamentales garantizados por la Constitución Política del Estado.
Agobiado por 76 juicios como parte de una sañuda persecución judicial que, en inusual y perverso periplo, lo hizo ir y venir por diferentes regiones del país, el ingeniero Bakovic, desgastado física y sicológicamente, falleció en octubre de 2013 en su natal Cochabamba. Su corazón no resistió más y su vida se apagó tras un viaje obligado a La Paz, donde debía presentarse a dos audiencias. Se trasladó a la sede del Gobierno para no ser declarado 'rebelde', no obstante las recomendaciones en contrario de médicos especialistas que temían por los riesgos que corría su quebrantada salud.

Bakovic no tenía ninguna filiación política y llegó a Caminos avalado únicamente por sus méritos profesionales, reconocidos incluso por organismos internacionales a los que tuvo oportunidad de servir antes de retornar al país.

Su pecado mortal fue haber denunciado presuntas irregularidades en la adjudicación, por decreto supremo, del tramo carretero entre Potosí y Uyuni. Esa denuncia obligó al Gobierno a revocar tal decreto y ordenar una licitación, como correspondía hacerlo. En realidad, las acciones en su contra dieron comienzo después de que el jefe de Estado, al asumir el mando a principios de 2006, pidiera la apertura de un proceso contra los administrativos del SNC porque era un "nido de corrupción".

El ingeniero Bakovic fue convertido en 'objetivo político' de sus detractores y de la satrapía empoderada, que, sin remordimiento alguno, puso en marcha el hostigamiento despiadado y el calvario inenarrable de un hombre probo y sin tacha, a la vez que profesional competente.


Ni siquiera el primigenio derecho a la vida o a la dignidad humana le fue respetado al ingeniero José María Bakovic. Indigna saber que los responsables de semejante atropello, que derivó en luctuoso suceso, gozan de espantosa impunidad, aunque están identificados plenamente
Fuente Internet