viernes, 2 de septiembre de 2011

General (r) Gonzalo Rocabado Mercado

¿Qué espera de este tribunal?


Gral. Gonzalo Rocabado M.

―Como co-acusado espero del tribunal de sentencia,(…) en primer termino una objetividad y claridad, y no se deje influenciar por presiones externas; cierta presión psicológica como la que vemos frente a la Corte (Suprema de Justicia) yo creo que el tribunal tiene que (…) analizar toda las pruebas, con la máxima serenidad, tranquilidad y tener una actitud totalmente objetiva, de lo contrario su sentencia no seria la adecuada, hay que dejar trabajar al tribunal en total “tranquilidad”, libre de presiones, amenazas, si sucede todo eso el tribunal tiene la objetividad “todos estaremos conformes con su sentencia”.

¿General como se declara, inocente o culpable?

―Desde un principio yo me he considerado un imputado en forma exagerada, una imputación que no se baso en una investigación cabal, insuficiente, parece que la fiscalía no investigo adecuadamente todo los hechos, una investigación insuficiente llevo a una acusación insuficiente y por lo tanto una sustentación insuficiente durante el desarrollo del juicio sobre las imputaciones y acusaciones a mi persona y al resto de los acusados “cada uno de nosotros tenia un rol”, la fiscalía no supo (hallar) correctamente los roles de cada uno, tanto en el mando militar como en el aspecto político. Un dato curioso es que aquí en este juicio no esta ningún miembro del MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) del partido gobernante todos huyeron (en ese entonces) y estamos acá la parte obediente a un gobierno constitucional, y no a una persona, ¡a un gobierno! por que el 2003 hubieron dos actores grandes. Por una parte el gobierno que defendía la legalidad y por otra, los movimientos que cuestionaban al gobierno, de esa parte gobernante, la parte obediente, los que obedecíamos a la constitución política del estado. (porque) no obedecíamos a una persona, obedecíamos a una institución, “que se llama presidencia de la República y capitán general de las fuerzas armadas” por lo tanto nosotros obedecíamos a las determinaciones de ese poder político, del capitán general que tiene mando y autoridad sobre todas las fuerzas del orden publico y sobre las fuerzas militares del estado boliviano, y eso va a ser siempre, el presidente de la república tiene autoridad legitima surgida de un juego eleccionario, que lo nombra presidente ya sea por votación popular o por una negociación congresal. ¡Pero es presidente! y a él obedecen las fuerzas armadas, han obedecido y van a obedecer siempre por que los artículos de la nueva constitución política del estado referentes al régimen de las fuerzas armadas no han variado en relación a la constitución política de año 1967, son exactamente los mismos, por lo tanto si no hay fundamento constitucional que varia, las fuerzas armadas siempre van a obedecer a la constitución política del estado.

¿Ustedes van ha permanecer hasta el final de este juicio?

― ¡Pero claro! estamos ya dos años tres meses y una semana acá, ha habido pretensiones de dictar medidas cautelares, mas restrictivas pero ¿porque? si no hemos faltado ni un día ni una hora a este juicio.

¿Gonzalo Sánchez de Lozada debería estar sentado en la silla de los acusados?

―Indudablemente, por que él es responsable, primero un gobierno y como capitán general, del empleo y uso de las Fuerzas Armadas. También el señor Carlo Sánchez Berzaín, como responsable político de las Fuerzas Armadas ante los poderes públicos ¡debería estar acá!, para asumir su responsabilidad política. Hay una conducta histórica respecto (…) (al) MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) hacia las Fuerzas Armadas y que se confirman en este juicio (…) la primera cuando protagonizaron el colgamiento de presidente militar Gualberto Villarroel (año 1946). La segunda cuando desarticularon y desorganizaron a las fuerzas armadas en la Revolución del ‘52’ (1952). Y la tercera deslealtad es este juicio donde el MNR se desentiende de este juicio políticamente. Donde los ministros del MNR comenzando del Presidente y el ministro (Carlos) Sánchez Berzaín, se desentienden y huyen del país, y nos abandonan, al mando obediente que defendió la legalidad y la constitucionalidad.

¿Que dice la normativa militar respecto a su actuación?

―La normativa militar esta en la ley orgánica de las Fuerzas Armadas, están los artículos concordantes, con la Constitución Política del Estado las Fuerzas Armadas obedecen al capitán general. Cuando el capitán general determina que se participe en un orden publico, bueno pues es un deber normativo y además que emana de la constitución política del estado.

¿General hay credibilidad en este tribunal de sentencia para su actuación con imparcialidad?

― ¡Pero claro! Nosotros creemos en el tribunal, creemos en la justicia por eso nos hemos quedado acá no tenemos necesidad de huir, escapar del país, en primer lugar los militares estamos casados el estado boliviano: Nuestra esencia es servir al estado boliviano, en este caso es servir al Estado Plurinacional, nosotros jamás vamos ha irnos de este país, tenemos nuestras familias tenemos nuestra profesión y sobre todo tenemos una moral que transmitir a todos los miembros activos de las fuerzas armadas. No tenemos por que huir creemos en la justicia, se ha repetido mucho atravéz de las noticias, que el que nada hace nada teme. Pues bien por que vamos a temer. Los militares hemos cumplido la constitución política del estado. Yo era Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y accidentalmente ocupe el comando de las fuerzas armadas ante el viaje del General (Roberto) Claros y en esas circunstancias se suscito los hechos de Warisata, durante todo octubre yo ocupe, y cumplí de Jefe de Estado Mayor que no tiene mando ni comando. Solo dirige al estado mayor.

¿Cual es la frase del militar?

―Los militares somos hombres de honor, desde el primer general hasta el último soldado, tenemos como premisa el honor, y “como hombres de honor tenemos el valor militar”, por eso estamos en este juicio, nosotros no podemos dar el mal ejemplo ni a la institución ni a la sociedad, mancharíamos nuestro uniforme si tuviéramos el deshonor.


Nombre completo.- General de Ejercito (r) Gonzalo Rocabado Mercado.

Jefe de Estado Mayor y Comandante (a.i.) de las Fuerzas Armadas (8 de agosto 2002 a 24 de noviembre de 2003)

Delito.- autor mediato de genocidio bajo la modalidad de "masacre sangrienta".

Sentencia.- 10 años de prisión en la cárcel de San Roque (Sucre).

PARA TOMAR NOTA:

Antes de ingresar al vehículo patrullero que lo llevo a la cárcel, el general se dirigió hacia mi persona, y con el dedo señalando a l cielo dijo “esto es la paga por ser obedientes, pero los militares siempre estamos de pie nunca de rodillas”.

Texto y foto: Richard Ilimuri

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

comentarios del reportaje