lunes, 7 de febrero de 2011

Los Sirionó

Una familia sirionó.

SIRIONÓS
Con un pasado esclavista; la etnia sirionó era guerrera y por sobre todo se tiene conocimiento de que hasta el siglo XVIII, era una etnia que poseía esclavos: Esto quiere decir que tenían una organización mucho mas completa que otros pueblos vecinos, al destinar los esclavos a las labores, los jefes o lideres sirionó, se dedicaban a explotar su relación con lo sobre natural.

El castigo más duro que puede sufrir el hombre sirionó; por algún crimen o pecado, es la proscripción de la comunidad: Queda excluido para siempre del clan, lo que su idiosincrasia, lo condena a la marginalidad, ya que difícilmente se adapta otras sociedades.

Entre sus códigos no existe la pena de muerte ni el linchamiento; pero si con castigos físicos como el azote, aunque cada vez menor frecuencia, un común tormento para los que quebrantan las leyes internas es el atarlos a un tronco llamado “palo del diablo” o “palo santo”, y hacerles picar con sus hormigas, no obstante los sabios del pueblo utilizan esta practica para la cura de una enfermedad o medicinal.

Los sirionós asentados en su mayoría en territorio beniano, tiene una destreza que lo distingue; su habilidad para la elaboración de armas para la caza, la pesca y la guerra, la investigación; señala que para este pueblo, la caza dejo de ser una actividad exclusiva del varón porque últimamente se incorpora a la mujer, que acompaña al cazador e incluso participa en la busca de alimentos.

El sirionó se autodenomina “mybia” que quiere decir “cazador”, como otros grupos étnicos de Bolivia, este no tiene rasgos que se hayan detenido con el tiempo; no son estáticos, no se quedaron ahí, son dinámicos y evolutivos: Antes el hecho que una mujer participe en la caza y pesca era un verdadero tabú.

También son conocidos por ser los mejores constructores de flechas, por lo que son conocidos como “indígenas de flecha largo”.

Hasta los principios del siglo pasado, su habilidad era utilizada sobre todo para armas de guerra, pero luego; lejos de dejar de lado la artesanía, empezaron a perfeccionar arcos y lanzas para la caza.

Este grupo étnico, cuya organización social esta basado en un consejo conformado por los ancianos, quienes son autoridades originarias, y deciden para ejecutar los criterios, deliberaciones, y la aprobación de la justicia comunitaria, políticos y sociales, en los últimos años se incrementaron con su apertura a la sociedad.

DATOS

REGIÓN: Amazónica.

DEPARTAMENTO: Beni.

PROVINCIA: Cercado Itenez.

COMUNIDAD: Iviató, Salvatierra.

IDIOMA: Tupí guaraní español.

ACTIVIDAD PRINCIPAL: Caza, pesca y recolección de miel.

PRODUCTOS: Animales del monte y miel de abejas.

HABITANTES: 830 (se espera el censo INE 2012)


Texto y fotos: Richard Ilimuri